Convierta el dióxido de carbono en combustible con la nanotecnología

  1. Educación
  2. Ciencia
  3. Nanotecnología
  4. Convierta el dióxido de carbono en combustible con la nanotecnología

Libro Relacionado

Por Earl Boysen, Nancy C. Muir, Desiree Dudley, Christine Peterson

La nanotecnología puede ayudar a capturar el dióxido de carbono creado durante los procesos industriales y convertirlo en combustible como el metano. Este proceso no sólo mantiene un contaminante fuera del suministro de aire, sino que también lo convierte en una fuente de energía para la misma fábrica. Imagine las posibilidades si este proceso pudiera ser miniaturizado para que funcione en su coche.

Una de las formas de utilizar el CO2 capturado es convertirlo en un combustible como el metano (el gas natural que muchos de nosotros quemamos en nuestras estufas). Todo lo que necesita hacer para hacer esta conversión es reemplazar los dos átomos de oxígeno con cuatro átomos de hidrógeno, resultando en CH4 (metano).

En Penn State, un equipo de investigadores está trabajando en este método para convertir el CO2 capturado en metano. Utilizan grupos de nanotubos de óxido de titanio recubiertos con un catalizador que ayuda a convertir el dióxido de carbono y el agua en metano utilizando la luz solar como fuente de energía.

Este enfoque podría permitirnos crear metano a partir del dióxido de carbono, almacenarlo cerca de una central eléctrica, utilizar el metano para generar más energía, tomar el dióxido de carbono de ese proceso para producir más metano, y así sucesivamente en un llamado circuito cerrado.

Debido a que esta conversión sería alimentada por la luz solar, los costos adicionales de energía al convertir el dióxido de carbono en combustible para alimentar una planta no deberían ser significativos. Por supuesto, habría costos de capital para instalar las células fotocatalíticas y las tuberías para entregar el dióxido de carbono que fue separado del resto de la corriente de escape.

Según Craig Grimes, líder del grupo de investigación de Penn State, este método podría utilizarse más ampliamente en el futuro capturando y reutilizando el CO2 de nuestros vehículos para que nada de él sea liberado a la atmósfera.

  • Add Your Comment